Blogia
TRATADO DE 1870

URUGUAYOS EN ESPAÑA

URUGUAYOS EN CATALUNYA INVITAN

URUGUAYOS EN CATALUNYA INVITAN

La fiesta es el 22 de julio a las 20 hs. en el Centro de Convenciones Mapfre, Calle De María 18-18 (Villa Olímpica)

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

NOCHE DEL URUGUAY - COMUNICADO

 
CASA CHARRÚA INFORMA

"LA NOCHE DE URUGUAY"


Sábado 24 de junio
A partir de las 20 h.
Jardines del Castillo de Castelldefels

Artesanía, Gastronomía y la actuación de:
Ismael Cardozo
Ernesto Camino(tangos)
BCN Barrio Candombe( Candombe Fusión)
y la presencia estelar de:
Jose Carbajal "El Sabalero"

Pase una noche agradable y colabore con la compra de un aparato médico para el hospital de Bella Unión ya que lo recaudado ira destinado para ese fin.

Entradas
Anticipadas 15 €
En taquilla 17€
Niños hasta 12 años gratis
Niños de mayores de 12 años 6 €
Socios 12 €

Reservas: 636 980 199 ( a partir de las 3 de la tarde)
630 507 320
Compra directa: Fabrica de pastas Don Nicolás en la plaza de la iglesia de Castelldefels y en Pizzeria El Hornero en Vista Alegre(Castelldefels)

Les esperamos no falten!!!
 
 

PARA COMUNICAR EXPERIENCIAS, NOTICIAS, COMUNICADOS, COMENTARIOS EN GENERAL SOBRE ESTE TÓPICO, POR FAVOR SÍRVASE ESCRIBIR A

tratado_de_1870@yahoo.es 

¿QUÉ CULPA TIENE LA VACA...?

¿QUÉ CULPA TIENE LA VACA SI YO ME OLVIDO DE RETIRAR LA CACEROLA DEL FUEGO?

Estaba leyendo, escuchando comentarios y tratando de pensar para ordenar las ideas en torno a un asunto que ha escapado de la lógica y no pude menos que preguntarme ¿QUÉ CULPA TIENE LA VACA SI YO ME OLVIDO DE RETIRAR LA CACEROLA DEL FUEGO?

La falta de reconocimiento por parte del gobierno español de los derechos que el Tratado de 1870 otorga a los uruguayos en España, similares a los que otorga a los españoles en Uruguay, no puede transformar el calificativo de pueblo orgullosamente culto que recibe el uruguayo.

No pueden influir las decisiones del gobierno de España en la hospitalidad que los uruguayos brindamos a los españoles que han elegido nuestro país para vivir y trabajar.

Desde hace más de dos años, desde el escaparate que me ofrece Informe Uruguay (www.uruguayinforme.com) vengo reclamando el derecho de los uruguayos a residir y trabajar en tierra española no sólo por una justa correspondencia sino también porque existe un Tratado que avala este derecho desde 1870 y otro de 1992 que lo ratifica en todo.

En este tiempo en España hemos vivido dos gobiernos opuestos en su ideología pero muy identificados en un mismo criterio respecto a la inmigración: los inmigrantes son mano de obra.

En este tiempo se ha pasado de una ley restrictiva a la promesa de soluciones que no han llegado para todos, ni mucho menos, hasta este severo control sobre todo aquel que por sus rasgos o voz delata ser extranjero y por su actitud, ilegal.

Me he referido a extranjero sin permiso de residencia, para nada estoy puntualizando en ciudadanos uruguayos en particular.

El control, las exigencias, las expulsiones, las retenciones en aeropuertos son generales.

En la frontera marítima de España con Marruecos, a lo largo de toda la costa se han montado operaciones de vigilancia y quienes intentan –varios cientos por semana- ingresar al territorio peninsular son detenidos, atendidos correctamente por la Cruz Roja e inmediatamente trasladados a puntos de concentración (Centros de Acogida) y reenviados a su país de origen o, de no existir acuerdos en tal sentido o no identificar el país de marras, el inmigrante permanece detenido en situación precaria y por la saturación de estos centros, nada confortable.

En los aeropuertos la detección y detención resulta más fácil. No se está realizando una persecución en particular de los uruguayos que intentan ingresar sino de los latinoamericanos en general.

Más difícil tiene España el control de su frontera terrestre. Las aduanas rechazan pero los caminos rurales y senderos que unen España y Francia a través de los Pirineos son muchos y difíciles de controlar. Muchas veces los mismos que los españoles utilizaron para huir a Francia en la época franquista.

En muy pocas ocasiones nos hemos referido a esta frontera porque no es la que utilizan con frecuencia los uruguayos; porque si bien nos hemos referido a la problemática de la inmigración en general, como orientales no preocupa sobremanera y tratamos en especial la situación de los compatriotas.

Y al hablar de la situación de los uruguayos en España no nos referimos al trato que el pueblo español nos brinda. En ese pueblo puede haber quién nos observe con recelo, quién se niegue a darnos la mano, pero esos, si existen son una minoría tan pequeña que no llegamos a notarla.

La realidad es la otra, la del respeto y la consideración. Me atrevo a afirmar que a los uruguayos se nos respeta más que a la mayoría de los inmigrantes. Quizás porque tenemos muchos pesos pesados como embajadores (no me refiero a la representación de nuestra Embajada y Consulados).

Por todo esto, cuando leí que en Montevideo se habían pintado paredes con leyendas vejatorias para los españoles me dolió mucho. Tanto como me dolería, que al salir esta tarde de mi casa me encontrara con un graffiti vejatorio de mi patria.

¿Qué es cosa de unos pocos inadaptados? – No lo dudo; pero esos pocos ya lograron llevar su nefasta actitud al mundo.

Por suerte vivimos en la época de las comunicaciones y podemos entendernos de uno al otro lado del planeta en el mismo instante.

Por desgracia esta facilidad de llegar a todos los rincones nos hace tremendamente protagonistas, más de lo que muchos deberían serlo.

Cuando el embajador de España en Uruguay, Fernando Valderrama, realizó algunas manifestaciones referentes a la actuación de nuestros Representantes consideré que estaba incurriendo en una falta de profesionalidad; cuando hizo observaciones sobre el Tratado de 1870 y su no vigencia y alguna recomendación a nuestras autoridades, vi en su proceder una falta de información; cuando habló de amenazas a personas e intereses de españoles y a sí mismo consideré que estaba desacreditando interesada y concientemente a nuestro país.

En los dos primeros tópicos sigo pensando igual pero en su denuncia de amenazas lamentablemente tengo que decir que me equivoqué al creer que los uruguayos no íbamos a caer tan bajo *1.

¿Qué pasaría en España si un ‘Comando de Vigilancia de Uruguayos’ actuara en forma similar?

Nos guste o no, compartamos o no las opiniones, uruguayos y españoles estamos unificados en nuestros respectivos países como un todo y aunque sepamos que no es la totalidad del pueblo español el que impide que uruguayos ingresen a España, como no es la totalidad el pueblo uruguayo el que amenaza a los españoles que viven en Uruguay, para muestra basta un botón o, mejor dicho; hay siempre quién sacará provecho de las situaciones de otros y quién no necesitará más que lo que ya hay para tensar la cuerda y quizás, guardar los recortes de prensa para utilizarlos en otro momento más conveniente a sus intereses.

Los españoles que han forjado el progreso de Uruguay con su trabajo; que llegaron como inmigrantes en condiciones mucho más precarias que las de los uruguayos que se ven forzados a emigrar; que no solo huían de la miseria sino también de una guerra fraticida que aún hoy día sigue separando hermanos; que aceptaron trabajos humildes y con tesón llegaron a forjar empresas industriales y comerciales de envergadura, no son culpables de que alguien en su país interprete según los intereses del momento una ley y que, desconozca la palabra reciprocidad.

No lo son como no es la vaca culpable de que se derrame la leche cuando yo me olvido de retirar la cacerola del fuego.

Por otra parte y con una mano puesta sobre el corazón ¿Puede acaso el tonto que en Montevideo se dedicó realizar pintadas contra la colectividad española explicarme, que somos la inmensa mayoría de los orientales si no es descendientes de europeos?

En Uruguay no hay tribus indígenas desde hace 174 años; el escaso número de indios charrúas que escaparon de la masacre de 1831 de ‘Salsipuedes’ y los guaraníes, ya integrados durante la colonización a la civilización europea impuesta antes de la independencia, no tuvieron una descendencia pura.

Mezclaron su sangre con la europea, principalmente con la española. El gaucho, el mulato, nada es ajeno a España. Si hasta nuestro máximo referente de libertad, José Gervasio Artigas es nieto de españoles.

En España no hay pintadas contra los uruguayos, es más, existe ignorancia sobre lo que está ocurriendo respecto al Tratado de 1870 porque la prensa no se ha hecho eco de estos sucesos y tal vez, porque los españoles ubican a los americanos como una sola nación y cuesta mucho que comprendan las enormes distancias y las diferencias que hay entre uno y otro país, si se comentara se unificaría en una sola bolsa muchos problemas diferentes resultando contraproducente a nuestros intereses.

Creo que hace bien el Canciller Reinaldo Gargano al pedir que se baje la pelota al piso. Futbolísticamente hablando, no podemos seguir tirando balonazos con la intensión de dejarle un ojo en negro al contrario, más que en la de ganar un partido.

El partido tiene dos tiempos y aún no ha comenzado el segundo. Uruguay y España están en la etapa de precalentamiento.

Como espectador diría que tenemos buenas posibilidades si sabemos jugar técnicamente en profundidad pero, si comenzamos a perder la pelota y dejar que el rival gane posiciones el marcador puede resultar contrario a nuestras expectativas.

Desde la pitada inicial estamos contando con buen director técnico.

Yo diría que hay estrategia en el juego y el banquillo yoruga se muestra tranquilo a pesar del nerviosismo de un importante sector de la hinchada y la colaboración de otra parte del público.

En la otra cancha ya hay cambios.

Y los cambios significan que las cosas no están saliendo tan bien.

Primero se sustentó por parte del gobierno español la teoría de que el Tratado de 1870, cuyo cumplimiento reclama Uruguay, no está vigente.

Uruguay respondió con un pase largo que llegó a la media cancha rival. La jugada charrúa hace constar que el Tratado nunca fue recurrido por lo que su vigencia es plena.

Atajado a medias el avance uruguayo por la retaguardia hispana se produjo un contraataque defensivo, una jugada poco entendible pero factible de anular al contrario.

Desde la media cancha se intentó que el balón describiera una curva haciendo recaer el motivo del incumplimiento del Tratado en los posteriores Acuerdos y Tratados de integración a la Unión Europea entre este organismo y España.

Excelente atajada del arquero celeste.

La legislación comunitaria especifica que habiendo Tratados firmados con terceros países, anteriores y vigentes al momento de la firma de los Acuerdos con la UE, éstos no perderán su validez.

Nuevos intentos de contraataque del equipo rojo. No hay éxito.

Algunos pases en profundidad de los charrúas traen al campo varias resoluciones judiciales que ponen a España en muy difícil situación.

Desde las gradas llega el aliento incansable de la afición celeste.

Los cantos refieren a la interposición de recursos judiciales y a la intervención de tribunales internacionales.

Lamentablemente, a esta altura el partido comienza a enturbiarse y en cualquier momento uno de los equipos podría quedarse con diez jugadores.

Llegamos al final del primer tiempo y el técnico de Uruguay pide que se juegue con flexibilidad y se realice un permanente trabajo político para poder destrabar el marcador.

*1 El autodenominado ‘Comando de Control de Españoles Nativos en Territorio Uruguayo –CENTU’ envió al embajador español Fernando Valderrama y a integrantes de la colectividad española en Uruguay un mail informándoles que hay 150 integrantes del ‘comando’, a los que identifica como ‘agentes’, que realizarán actividades puntales de seguimiento y control de los españoles (de origen) y uruguayos hijos y nietos de éstos, radicados en Uruguay. El supuesto ‘férreo control’ comenzaría no bien cualquier ciudadano español ponga el pie en territorio uruguayo y se vendría llevando sobre los que son residentes en el país- implicando desde sus actividades hasta la vigilancia del pago correcto de sus impuestos. El CENTU también realizó una recomendación a los consumidores para que no adquieran productos de origen español.

Graciela Vera – periodista independiente, en Almería, en el sur del norte, a 8 de julio de 2005

SEÑORES ¿QUE HACEMOS?

SEÑORES ¿QUE HACEMOS?

EMIGRANTE

No creas que esta será tu tierra,
aquí serás siempre un emigrante
aún para quién te extiende la mano,
en fraterno gesto de amistad.

Desde tierras exóticas,
desde un mundo distinto
donde dejaste parte de tu corazón,
arrastras el nombre universal:
emigrante.

Llegaste en oleadas,
barcos repletos de ilusiones,
sueños españoles,
arrancados a una patria herida,
gallegos que bajaron
de sol a sol sus cabezas, para
levantarlas orgullosos
al final de la jornada.

Sueños italianos,
con las manos llenas de vides,
y el corazón moreno de cantos.
Sueños gringos,
ingleses, alemanes, suizos,
crisol de razas,
mezclando sudor y sangre
en tierras americanas,
integrando culturas,
adorando el mismo Dios,
tan solo una palabra:
emigrante.

Cruzando fronteras,
buscando apenas algo
a cambio de mucho más,
ahora aquí, ahora nosotros,
hijos de
la América abierta
en canales de desesperanza,
hermanos que buscan
lo que ya dieron,
tan solo una palabra:
emigrante.

Doloroso apodo,
ayer, hoy,
negación de patria,

extrañas, diferentes costumbres,
un mate, un lamento andino,
quizás más cercano
a
la Europa que lo recibe,
un Alá que no es su Dios,
una piel que no es
de igual color,
todo resumido, apretujado
tan solo en una palabra:
emigrante.

         Graciela Vera

 

 

Los uruguayos somos respetuosos del orden instituido y porque sentimos propensión a que se cumplan las leyes es que tampoco en esta ocasión hemos bajado la cabeza y sí, hemos salido a reclamar nuestros derechos.

Si además nuestro gobierno, que en definitiva y en esta oportunidad somos todos y cada uno de nosotros, se ubica a nuestro lado, no le tememos a ningún imperio porque en ésto de consolidar libertades y derechos, podemos dar lecciones a muchas pseudo democracias.

Los uruguayos no estamos acostumbrados a ser tratados como delincuentes porque no lo somos, salvo que ser delincuente sea buscar un sitio donde trabajar.

Y si eso es delincuencia, ¿Qué país está en condiciones de arrojar la primera piedra sin que ésta tenga efecto de bumerang?

Pero los uruguayos, orgullosos por estirpe y por derecho, sentimos vergüenza al ser vejados y sentimos bronca, mucha bronca cuando intentan callarnos a base de prepotencia.

¡Cuidado! que el Obelisco sabe que es imposible que nos acurruquemos en silencio a rumiar heridas; tenemos la piel charrúa que cicatriza rápidamente; pero también tenemos la sangre española, italiana, alemana,… que hierve muy fácil y cuando lo hace alborota venas –porque las mezclas suelen ser explosivas- mucho más de lo que algunos intereses desearían para evitar que se pueda trastornar un orden mal constituido.

-----------------------

El gobierno de Uruguay, todos los sectores políticos y la colectividad española en el país reclaman que el gobierno español cumpla el Tratado de Reconocimiento, Paz y Amistad firmado en 1870 en el que se establece la libre circulación de personas entre los dos países.

Las autoridades españolas aducen que este Tratado ha quedado sin vigencia por la firma, por parte de España de una serie de leyes migratorias y tratados dentro del seno de la UE lo que queda desvirtuado con la misma legislación de la UE que establece con claridad que habiendo Tratados firmados con terceros países, vigentes a la conformación de la UE, los mismos mantienen su validez.

Las posturas que aduce España han sido desestimadas por sus propios juristas. Tribunales de Justicia de las Comunidades Autónomas, que en más de veinte ocasiones, y el Tribunal Supremo de Justicia que lo ha hecho en una, han fallado a favor de los ciudadanos uruguayos que han interpuesto recursos basados en el Tratado de 1870.

LA PIEDRA DE LA DISCORDIA

Son los dos artículos, 8 y 9 del Tratado de 1870, en los que se consolidan los derechos de trabajo y libre circulación de uruguayos y españoles en ambas naciones

El texto de los artículos ha sido reiterado repetidamente por lo que no vamos a redundar en los mismos.

España, pese a que nunca lo denunció, no reconoce la vigencia del mismo.

LA PIEDRA EN EL ZAPATO

Y nunca mejor dicho, hay una piedra en el zapato de Zapatero.

Un país pequeño, del que se habla poco salvo al nombrar la alineación de varios equipos del fútbol español le ha ‘plantado cara’ a la nación madre y su desplante puede obviarse como ‘noticia’ dentro de fronteras pero no se acalla a nivel internacional.

Y esa piedra, como todas las cosas que se consideran pequeñas, termina molestando más que las rocas y ¡pobre presidente haberse equivocado en la forma de quitársela!

Ciertamente que ni la pretendida superioridad de la Secretaria para Emigración Inmigración Consuelo Rumí, ni las terminantes manifestaciones del Ministro de Trabajo y Seguridad Social, Jesús Caldera han quitado leña al fuego.

Ambos mantienen su intransigencia.

LA PRIMERA PIEDRA DE LA CONTRAPARTIDA

(o la segunda en el zapato del Zapatero)

Jesús Gómez Rodríguez es un emigrante que vive en Uruguay donde nada ni nadie le ha impedido desarrollar sus actividades libre y legalmente; apodado Miño nació en Irixoa, Galicia.

‘Miño’ en un gesto de apoyo solicitó al gobierno uruguayo ‘permiso de residencia y trabajo conforme lo que establece el artículo 8 del Tratado de Reconocimiento, Paz y Amistad firmado por España y Uruguay en Montevideo, el 18 de julio de 1870’; lo hizo ante la negativa del gobierno español de reconocer la vigencia del Tratado porque, según sus palabras: como ciudadano español, tengo que avergonzarme de la falta de memoria histórica y la inobservancia más flagrante del universalmente reconocido principio de reciprocidad, por parte de las autoridades españolas’.

LA HISTORIA RECIENTE EN ESPAÑA

…comenzó la ‘caza de brujas’ o en este caso ‘de inmigrantes sin permiso de residencia’.

Las organizaciones de inmigrantes advierten que la policía ha incrementado la vigilancia y pone especial atención en detectar extranjeros en plazas o calles. Quien no presenta su documentación en regla es detenido y se le abre un expediente de expulsión.

Los latinoamericanos son especialmente controlados a su ingreso al país ya que su única puerta de entrada es a través de los aeropuertos donde la vigilancia es estricta y difícilmente sorteable.

Actualmente para ingresar a España, aún desde un país que no requiera de visado consular, hay que traer una carta invitación, dinero suficiente para mantenerse durante el tiempo de estancia (nunca más de tres meses), reserva de hotel y mucha suerte.

La suerte es esencial y en los últimos tiempos tiene directa conexión con la buena o mala onda del funcionario de migraciones de turno en el aeropuerto.

No entra porque su perfil no se adapta al de los ciudadanos de la Comunidad Europea.- La joven boliviana traía mil euros y la carta invitación; no gustó su aspecto físico.

No entra porque trae demasiado dinero*1.- Una familia argentina (padre-madre-hijo) y 3.000 euros. ¿Demasiados para un simple viaje de turismo?

No pueden entrar porque según las autoridades tergiversaron datos sobre la persona que les invitó en España - La carta invitación era para una convención de gastronómicos. Equivocarse en el nombre del firmante no debería ser el motivo del impedimento. En El Prat los funcionarios de aduana impugnaron la validez de su documentación. Los documentos estaban en regla pero la pareja argentina integrada por Guillermo Weigel y su esposa Valeria no pudieron ingresar.

No llena los requisitos para otorgarle una visa.- Ni siquiera subir al avión, desde la embajada en su país el poeta peruano fue rechazado. Se movilizó un importante grupo de intelectuales para lograr que se le autorizara el ingreso a España. A él, ni por edad ni por afecto le interesaba en lo más mínimo quedarse en Europa.

REPRESIÓN CONTRA URUGUAYOS

No trae la carta y no entra.- Hasta el momento visitar a sus hijos se había encuadrado en un trámite normal.

En esta ocasión no importó al funcionario de turno que la mujer adujera que ignoraba este nuevo requisito ni que, ilusionada le dijera que venía a España para asistir al nacimiento de su nieto.

Desde Montevideo a Barajas y de Barajas a Montevideo de regreso luego de dos noches, mal durmiendo, en el mismo aeropuerto.

*3 No.- En el aeropuerto de El Prat la joven, invitada por una amiga, con la carta en la mano resultaba sospechosa simplemente porque era joven. No pudo ni siquiera hablar con su amiga que estaba tratando de ayudarla en el mismo aeropuerto.

Falta la carta.- Daniela Visconti iba a realizar una visita familiar. No pudo concretarla porque no sabía que debía presentar la carta invitación. Quizás no le dio en su momento la importancia que los funcionarios de El Prat imaginan que tiene. Imaginan porque por fronteras terrestres o por agua ingresan diariamente muchos cientos de inmigrantes sin la famosa carta.

Documentos, por favor.- Eduardo Parga no los tenía cuando la policía se los pidió. Hacía un año y dos meses que vivía con su hermana y cuñado en Barcelona. Desde su llegada había trabajado en una empresa de mudanzas, un lavadero de autos y una estación de servicio. Cuando se inició el proceso de regularización obtuvo todos los documentos exigidos salvo el contrato ya que su patrón se negó a inscribirlo.

*4 Desde el primero de junio ha sido negado el ingreso a una veintena de compatriotas, en algunos casos en forma totalmente arbitraria.

Un uruguayo fue detenido en Barajas cuando estaba en tránsito a Italia; su retorno se sumó a la lista de los que no pasaron los férreos controles de Madrid y Barcelona.

Otros 54 uruguayos que no pudieron regularizar su situación en el proceso ya cerrado, han recibido un cedulón oficial en el que son ‘invitados’ a retirarse de España en un plazo determinado.

Se estima que en estos momentos hay aproximadamente unos 6.000 uruguayos indocumentados.

Estas cifras que superan las que se manejaban hasta el momento surgen de simples operaciones matemáticas.

Según el Canciller Reinaldo Gargano, en el Consulado uruguayo se legalizaron 16.500 certificados de buena conducta y la Secretaria de Emigración, Consuelo Rumí aseguró que han sido 10.500 los uruguayos que han obtenido los permisos de residencia en esta última apertura.

EN URUGUAY…

se envió una alerta a los ciudadanos que están por viajar a España señalando que no es el momento oportuno para hacerlo y recomendando se viaje a España en casos sólo de extrema necesidad y siempre que se cuente con todos los documentos que este país pide actualmente y que incluye una carta-invitación que deberá ser registrada y autentificada por el Consulado español en Montevideo.

La recomendación provino de la Cancillería después que varios uruguayos fueron impedidos de ingresar y luego de ser retenidos en los aeropuertos de Madrid y Barcelona desde donde fueron retornados a Montevideo.

Medios de prensa achacaron la recomendación directamente al Canciller Reinaldo Gargano. Éste lo desmintió.

Resulta ser que quién se ha manifestado en forma tan categórica fue el sociólogo Álvaro Portillo, encargado en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Uruguay de la atención a los ciudadanos orientales que se encuentran en el exterior.

Hay razones de peso: Dos requisitos que no figuran en ningún documento pero que a la hora de entrar a España tienen un peso primordial: El humor del funcionario de turno y el aspecto físico (vestimenta) del llegado.

Y otros requisitos que han sido establecidos por las autoridades: Para ingresar a España por turismo se debe presentar a requerimiento de las autoridades de migración:Pasaje de ida y vuelta; Reserva de hoteles y otros consumos abonados;Un mínimo de 80 euros por día que se vaya a permanecer en el país.Un seguro médico que cubra todos los días de estadía Según el tiempo que el turista piensa permanecer y que va desde U$S 46 por 5 días de estadía a U$S 297 por el máximo tiempo permitido que son 90 días.

-------------------------------------------------------

Gargano recalcó las muy buenas relaciones que mantienen Uruguay y España: "Es un tema absurdo, de ser cierta esa recomendación deberíamos romper relaciones diplomáticas con España, siendo que tenemos las mejores relaciones diplomáticas", dijo agregando que: "Lo que sí hemos hecho es plantear duras críticas a los procedimientos que las oficinas de inmigración españolas están dando a los uruguayos que llegan a España”.

Sinceramente queremos creer que el Canciller lo dice en el convencimiento de que se estará dialogando positivamente para los intereses uruguayos en muy poco tiempo.

No quisiéramos siquiera pensar que vamos a dar un paso atrás en nuestras reivindicaciones; mientras nos quede razón y medios como puede ser el Tribunal de la Haya y/o los recursos jurídicos, trataremos de volcar a nuestro favor la controversia generada con el gobierno peninsular.

Esperamos que el canciller Gargano simplemente haya pedido un minuto de descanso para entrar en el siguiente round con cierta preeminencia, más desde que este ‘asalto’ se diputará en nuestro terreno durante la visita del Ministro de Asuntos Exteriores de España, Miguel Angel Morantinos a Uruguay anunciada para el 27 de julio.

¿MAL INFORMADO O MALA FE?

Sólo entendemos como un intento de apoyar al Gobierno español en su negativa a reconocer la vigencia del Tratado de 1870, que su embajador en Montevideo, Fernando Valderrama, hiciera declaraciones aduciendo que los españoles emigrados a Uruguay habían sido tratados en forma similar a la que España impone hoy a los uruguayos.

¿Piensa acaso el Sr. Embajador que si Uruguay hubiera cerrado las puertas a los españoles, italianos y demás nacionales europeos que llegaron a sus costas, tan sólo en una nimiedad en relación a la actitud negativa de hoy por parte de su gobierno, los españoles que residen en este pequeño país del Cono Sur estarían cerrando filas junto a los uruguayos, en defensa del Tratado de 1870, cuya vigencia él ha intentado desvirtuar en notoria contraposición a lo que los Tribunales de Justicia de su país han señalado en reiteradas ocasiones.

FALTABAN LOS DERECHOS Y FALTÓ EL ESTILO: empate

No vamos a hacer hincapié en si se trató de una falta de respeto hacia los Legisladores democráticamente elegidos y por lo tanto dignos representantes de todos los orientales porque éstos, al pedir la comparecencia del embajador español, olvidaron que el Parlamento, por más preocupado que esté de la situación de los uruguayos, no tiene potestades para llamar a un embajador extranjero a dar explicaciones de ninguna clase.Primer tiempo cero a cero.

El miércoles el embajador Valderrama hizo mutis a los Representantes Nacionales, un día después concurrió –‘por propia voluntad’- al Parlamento para reunirse con la presidenta de la Cámara, Beatriz Argimón.

Mientras el Representante del gobierno español ratificaba a Argimón la buena relación y respeto hacia el Parlamento uruguayo dejando por absurdas las versiones de prensa que indicaban que se había negado a asistir a las Cámaras, la parlamentaria le reiteraba que el Tratado de Reconocimiento, Paz y Amistad había sido plenamente convalidado por unanimidad.

LA HISTORIA SITUANDO EL PRESENTE

‘Sin papeles’ de Cataluña denunciaron ‘la intervención espaciada’ del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales desde que finalizó el plazo para acogerse a la regularización extraordinaria.

En este sentido la Asamblea por la Regularización sin Condiciones denunció que las altas de inmigrantes en la Seguridad Social alcanzan apenas al 27 por ciento de los que el Gobierno ha declarado como aspiración: 160.000 personas al momento.

Rechazan las declaraciones de los responsables gubernamentales refiriéndose al proceso como un éxito con un gran número de resoluciones positivas ya que se oculta que el 25 por ciento de las solicitudes presentadas lo fueron en la última semana y éstas, que son las que presentarán más denegaciones, aún no han sido analizadas.

Por otra parte la asociación denunció que han quedado ‘centenares de miles’ de inmigrantes sin poder reunir los requisitos exigidos para la regularización, lo que continúan trabajando en la economía sumergida a más de muchos que habiendo presentado toda la documentación incluido el contrato de trabajo se encuentran con que éste ha sido rechazo porque la empresa mantenía deudas con la Seguridad Social o había presentado un número excesivo de solicitudes para sus necesidades.

En este caso no quedan mayores dudas sobre la existencia de un fraude que, lamentablemente en todos los casos y sin entrar a analizar el aspecto delictivo en que se haya incurrido, ha costado muy caro a los inmigrantes.

Y EN EL PRESENTE LO REALMENTE PRÓXIMO es… … En España:

Este sábado se reunirán en Barcelona representantes de la mayor parte de las asociaciones de uruguayos existentes en España*5.

Será un paso trascendental para comenzar a trabajar en conjunto pero, salvo la recepción de quejas ¿Qué se puede hacer en el tema específico que compete a esta nota?

El embajador Álvaro Portillo estará presente para dar a conocer los pasos que a su entender podrían seguirse, los pro y los contra con los que los reclamantes van a tropezar.

¿Habrá reclamantes? Presentar la demanda cuesta aproximadamente 500 euros en un contencioso que puede durar entre 2 y 3 años (tiempo durante el cuál el demandante no será expulsado pero tampoco tendrá autorización para trabajar) y cuyo costo final ronda por encima de los 2.500 a 3000 euros.

¿Qué harán los uruguayos que han recibido el cedulón de expulsión?

Si no han sido ‘capturados’ como vulgares delincuentes seguramente se aferrarán a continuar esperando soluciones desde la clandestinidad y seguirán trabajando en condiciones lamentables y por muy poco dinero.

Los que intenten venir se encontrarán con un país totalmente cerrado que no les va a preguntar si vienen de paseo, a ver un hijo, a conocer la cultura y los paisajes de la ‘madre patria’; prejuzgará y por lo tanto negará derechos aún antes de que éstos les sean solicitados.

En Montevideo:

Familiares de los inmigrantes anunciaron una protesta frente a la embajada de España y una campaña de recolección de firmas para reclamar el cumplimiento del tratado bilateral de 1870 las que serán entregadas al Ministro del Exterior español durante su viaje a Montevideo.

Eduardo Parga fue detenido a la salida del metro en el centro de Barcelona. Después de tomarle fotografías y las huellas digitales le retuvieron el pasaporte y lo mantuvieron 5 horas en una celda. Me pusieron un abogado de oficio que no sabía de estos temas, lo único que hizo fue sentarse a mi lado mientras yo firmaba papeles’ contó no bien llegó a nuestro país.

Graciela Vera, periodista independiente, en Almería, en el sur del norte, a 17 de junio de 2005

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

ESTADÍSTICAS

INMIGRACION | Difundieron ayer datos oficiales de población y los procedentes de nuestro país representan el 1,3% del total de los inmigrantesUruguayos en España son 48 mil, 500% más que en 2001 Entre 2001 y 2004, cerca de 40.000 uruguayos arribaron a España, lo que implica un aumento de casi 500% en ese período, según se desprende de los datos sobre población difundidos ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE) español. Al 1º de enero de 2005, los uruguayos en España son 48.379 (casi la misma cantidad de habitantes del departamento de Treinta y Tres) y representan, asimismo, el 1,3% del total de inmigrantes en el país. En el último censo español, en 2001, esa cifra era de 9.745, por lo que la presencia de uruguayos aumentó en tres años a 496%. En la comparación 2004-2003, la cantidad de compatriotas creció en 16.966 personas, 64% con respecto a los 31.413 uruguayos que había en España en 2003. El guarismo refleja el gran flujo emigratorio en los últimos años, pero el dato puede resultar engañoso. Las cifras difundidas ayer se tomaron de los padrones de los municipios españoles; es decir, que el estudio refiere sólo a personas empadronadas. Tal vez algunos llegaron en años anteriores pero recién se empadronaron en 2004, cuando el gobierno español lanzó una campaña de regularización de ilegales que requería el certificado de empadronamiento. Es posible, asimismo, que algunos ciudadanos ilegales, por temor, no se hayan empadronado, lo que agrega un margen de error a los datos que, sin embargo, esclarecen, por primera vez, una cifra mínima de uruguayos en España. De acuerdo a los datos difundidos ayer, la enorme mayoría de los compatriotas en España (69%) tiene menos de 40 años en tanto que hay 122 uruguayos en España con más de 85 años. El 29% (13.947) tiene entre 25 y 34 años y representan el grupo más numeroso. Los hombres son mayoría, aunque por un margen mínimo: 24.904 contra 23.474 uruguayas. HABITANTES. A nivel global, la población española crece, casi exclusivamente, a impulso de los inmigrantes. En 2004, el país ganó 770.000 habitantes, de los cuales 650.000 son extranjeros que arribaron a España. La población total de España, al 1ro. de enero de 2005, asciende a 44 millones de habitantes (exactamente 43,97 millones). De ellos, 3,7 millones son extranjeros, o sea, el 8,4% del total. La lista la encabezan los marroquíes (505.000), seguidos por 491.800 ecuatorianos y 314.300 rumanos.

URUGUAYOS EN ESPAÑA

  

Representantes de las asociaciones de uruguayos en España se reunieron el sábado  con el director del Departamento 20 de la Cancillería (atención a uruguayos en el exterior), Álvaro Portillo.

 

Las resoluciones *1 tomadas en esta reunión nos llegaron por parte de la Asociación de Uruguayos en Cataluña y nos complacemos en dar a conocer textualmente las mismas.

 

Informe Uruguay pretende ser un medio para acercar las decisiones y hacer conocer los trabajos y esfuerzos de las Casas y Asociaciones de uruguayos en el extranjero.

 

De la reunión con el embajador Portillo surgió la propuesta de un trabajo conjunto en el que se integren la experiencia ‘in situ’ de los uruguayos que han vivido éste y otros procesos anteriores en España y el gobierno de nuestro país en su intención de defensa de sus conciudadanos en el exterior.

 

Muchas veces se ha pretendido establecer cifras sobre el número de uruguayos que están viviendo fuera de las fronteras de su país. Es posible que nunca se llegue a conocer el número exacto pero somos conscientes de que el porcentaje es tan elevado que si todos regresáramos al unísono  al Uruguay, de un país casi vacío nos encontraríamos con que estaríamos dando vida a otro  superpoblado.

 

Tan sólo en España se calcula que viven  48.379, exactamente el 496 por ciento más que hace apenas cuatro años. (Instituto Nacional de Estadísticas de España tomando como base de datos los registros de empadronamiento)

 

Podríamos también preguntarnos cuántos no figuran por razones que resultan obvias, en las listas oficiales. 

 

El trece por ciento de la población de Uruguay está pensando en emigrar a pesar de que cada día las trabas impuestas por los países actualmente receptores se hacen más difíciles de sortear.

 

No somos los uruguayos los únicos perjudicados con las leyes restrictivas en materia inmigratoria que imponen los países ricos. La Comunidad Europea y los Estados Unidos de América no quieren más inmigrantes que los necesarios para realizar trabajos específicos que sus habitantes, por el nivel económico que han alcanzado, rechazan reiteradamente aún cuando figuren inscriptos en las listas de paro.

Pero somos rechazados y en el fondo de la cuestión eso es lo que afecta los intereses individuales y colectivos.

 

Y entonces, después de muchos años de silencio  -porque nada nos llevaba a la confrontación- los uruguayos impugnamos el trato que España nos da como inmigrantes.

 Consideramos que existe un Tratado firmado por ambos países que establece que los ciudadanos de uno y otro país ‘podrán ejercer libremente sus oficios y profesiones, poseer, comprar y vender por mayor y menor toda especie de bienes y propiedades,………. todo con arreglo a las leyes del país, en los mismos términos que bajo iguales condiciones y adeudos que usan o usasen  los de la Nación más favorecida’.  

El gobierno de España niega la vigencia del Tratado; Uruguay defiende su validez.

 

El Ejecutivo español argumenta que el Tratado de Amistad de 1870 ha sido superado por leyes posteriores y que la legislación europea le impide aceptarlo.

 

Sin embargo la legislación de la Unión Europea respeta los Tratados binacionales firmados con anterioridad por sus países miembros con terceras naciones.

 

España nunca ha denunciado el Tratado y, por otra parte un Tratado Internacional tiene un rango superior a cualquier ley interna del país y en este caso específico la justicia española se ha pronunciado reiteradamente validando la vigencia del mismo.

 

Mientras responsables gubernamentales de ambos países realizan viajes en cuyo transcurso mantienen conversaciones con autoridades locales, los ciudadanos uruguayos en el territorio peninsular deben atravesar por situaciones vejatorias.

 

Llegados a este punto nos encontramos con que los gobiernos de España y Uruguay decidieron esta semana la creación de un grupo de estudio para analizar y debatir el tema.

 

Recordamos que algo similar se anunció hace poco más de un año con otros representantes y que la supuesta comisión bi nacional no avanzó ni siquiera para subir el primer peldaño de la escalera. 

 

En los últimos días la noticia, realzando las buenas relaciones entre los gobiernos de los dos países han arreciado como si se quisiera volver a cauce las aguas de un río todavía demasiado revuelto.

 

Posiblemente el primer problema a sortear por quienes integren este grupo de estudios –si realmente comienza algún día a trabajar con ánimo constructivo- sea llegar a concordar en el número de uruguayos residentes en España.

 

 Las cifras difieren en muchos cientos de personas. Mientras la Embajada española en Montevideo sostenía que residen legalmente en España 14.000 uruguayos y otros 10.650 presentaron documentación para su regularización de las que 5.000 ya han sido aceptadas y apenas un 0,3% está sujeta a expulsión. 

 

Por su parte el Ministro de Relaciones Exteriores de Uruguay aseguró que no existe un censo exacto de los uruguayos en España pero que la Cancillería maneja cifras superiores a las ofrecidas por la Embajada.

 

Tampoco existe aún fecha para la coordinación del Grupo de Trabajo.

 

 ¿Qué pasará en tanto con los uruguayos sin documentación. El ministro de Trabajo y Asuntos Sociales de España, Jesús Caldera acaba de reiterar que no habrá excepciones a la norma, refiriéndose a la aplicación de la Ley de Extranjería que determina que todos los extranjeros indocumentados sean expulsados.

 

A los inmigrantes que no pudieron acogerse a la regularización sólo tienen la opción de lograr la residencia presentando casos fundados que determinen el arraigo social o laborar, la existencia de circunstancias extraordinarias o humanitarias… en este último caso España no se ha mostrado precisamente solícita a decir si.

 

 *1 COMUNICADO DE PRENSA Reunión de Asociaciones Casas y Asociaciones de Uruguayos en España En el día del natalicio de nuestro prócer José G. Artigas, reunidas en Cerdanyola del Valles, (Catalunya-España) las Asociaciones y Casas de Uruguayos en España, que a continuación se detallan: ·          Asociación de Uruguayos de Cerdanyola (EL MATE), ·          Asociación de Uruguayos en Gran Canaria,·          Casa Uruguay-Euskadi,·          Uruguayos por el Mundo (VIGO),·          Asociación Cultural Candombe,·          Asociación de Inmigrantes Uruguayos (MADRID),·          Casa Uruguay Tenerife,·          Centro Uruguayo de Madrid,·          Asociación de Uruguayos en Catalunya (AUC),·          Casa Uruguay de Sevilla,·          URUCOSTA (Málaga),·          ASURVAL (Valencia),·          Asociación de Uruguayos de Lleida,·          Federación de Asociaciones de Uruguayos de Galicia,·          Asociación de Residente Uruguayos de Ivissa y Formentera, ·          Comité por el Estatuto de los Uruguayos en el Exterior,    Han considerado un orden del día consistente en 3 puntos: 1.       Convocatoria al Tercer Encuentro de Asociaciones y Casas de Uruguayo de España. 2.      Informe trasladado el 18 de junio de 2005 por el Sr. Embajador Álvaro Portillo. 3.      Situación del Tratado de 1870.  Tras un debate franco y unitario se adoptaron 3 resoluciones que describimos a continuación. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  Punto 1 Convocar al 3er. Encuentro de Asociaciones y Casas de Uruguayos en España, a realizarse en Catalunya, en fecha a determinar no posterior a Noviembre de 2005, ya que debemos tener en cuenta los tiempos que maneja el Gobierno y nuestras necesidades. Que se cursará invitación a todas las Asociaciones y grupos no asociados, para que este encuentro exprese de forma clara y fiel las inquietudes de todos nuestros compatriotas, poniendo de manifiesto la voluntad de unirnos en aras de lograr un fin común, compartiendo tareas, respetando las diferencias, evitando los individualismos que perjudican y no reflejan la voluntad colectiva. Que las Asociaciones de Catalunya (AUC), Cerdanyola (EL MATE)  y Vilanova i La Geltrú (CANDOMBE), abiertas a la colaboración de otras asociaciones, serán las encargadas de distribuir el material a cada Asociación y Grupos no asociados a efectos de llegar al encuentro con ideas claras y en lo posible ya aprobadas por cada Asociación, lo que se traducirá en un ahorro significativo del tiempo en la toma de desiciones conjuntas. Punto 2 Luego de la reunión informativa mantenida en el día de ayer , con el Sr. Embajador Álvaro Portillo sobre la creación del Departamento  20 Expresan: _ Que las Asociaciones han sido las formas organizativas que los ciudadanos uruguayos nos hemos sabido dar para atender y resolver los temas que nos atañen, _ Que todo el trabajo unitario realizado no puede ser dejado de lado por una decisión unilateral, que no tenga en cuenta nuestra realidad de emigrantes. Hoy por lo tanto presentamos la propuesta de buscar los mecanismos que permitan la coordinación entre las Asociaciones de Ciudadanos uruguayos en el territorio español y las formas organizativas que se dará el gobierno uruguayo en su relación con la emigración, para lo cual se designa al Comité por el Estatuto del Ciudadano Uruguayo en el Exterior, para que elabore un documento previo al 3er. Encuentro de Asociaciones de Uruguayos en España, para su discusión y aprobación. Punto 3 Ante el volumen informativo que a razón de declaraciones de miembros de ambos gobiernos, asociaciones e interpretaciones de medios de prensa, consideramos que el actual tono de debate y cruce de informaciones no ayuda a establecer el tema en los corrector términos. Que sostenemos tal como ha fallado la justicia de España la total vigencia del Tratado de Reconocimiento Paz y Amistad de 1870 y su no derogación por el Artículo 14 del Convenio de 1992, que refuerza lo establecido en el Artículo 8º del Tratado de 1870, atendiendo a la exclusión establecida por el Artículo 234 de la CEE., y el Artículo 1º del Reglamento de la Ley de Extranjería (Real Decreto 2393/2004 de 30 de diciembre). El respaldo que expresa la Cancillería y la Cámara de Diputados, con su resolución del 9 de junio de 2005, a la reivindicación que desde hace años venimos levantando las Asociaciones, coloca el Tratado en el escenario correcto. Por tanto expresamos nuestro respaldo a la recolección de firmas que ha iniciado la Red Diáspora, convocando a los uruguayos en España a incentivar tal tarea entre sus familias en Uruguay, a la vez que consideramos importante la entrega de las mismas al Sr. Ministro Moratinos, en su próxima estadía en Uruguay, por parte de una delegación de familiares, expresando las tradiciones democráticas y tolerantes de nuestro pueblo.    Cerdanyola del  Valles, 19 de junio de 2005.   Firman todas las Asociaciones participantes.  
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

PROPOSICIÓN DE LEY PRESENTADA POR IZQUIERDA VERDE-IU-ICV BLOQUE NACIONALISTA GALEGO

A LA MESA DEL CONGRESO DE DIPUTADOS



Al amparo de lo establecido en el Reglamento de
la Cámara, los Grupos parlamentarios abajo firmantes presentan la siguiente Proposición no de ley sobre el cumplimiento del Tratado de Paz y Amistad entre España y Uruguay, para su debate en la Comisión de Asuntos Exteriores. Exposición de motivos

Los acontecimientos políticos de los últimos tiempos, en especial los cambios de Gobierno en España y el reciente cambio en Uruguay con la victoria del Encuentro Progresista-Frente Amplio-Nueva Mayoría el pasado mes de octubre de 2004 y la asunción presidencial del Presidente Tabaré Vázquez el pasado 1 de marzo de 2005, posibilitan que deba producirse una necesaria revisión estratégica con carácter urgente del cumplimiento del Tratado de Reconocimiento, Paz y Amistad hispano-uruguayo de 1870.

Desde la aprobación del Tratado General de Cooperación y Amistad entre
la República Oriental del Uruguay y el Reino de España de 1992, que en absoluto cuestiona los principios y la vigencia del Tratado de 1870, es necesario alertar que se han producido numerosas vulneraciones de los derechos de los ciudadanos uruguayos residentes en territorio español, que han sido sometidos a la legislación de extranjería y han visto denegadas en vía administrativa sus solicitudes de reconocimiento de los derechos a residir y trabajar en territorio español derivados del mencionado instrumento bilateral, ofreciéndoseles pues como única vía el recurso contencioso-administrativo, con la gravedad económica y temporal que conlleva.
Y ello, a pesar de la claridad del artículo 8 del Tratado («los súbditos españoles en
la República Oriental de Uruguay y los ciudadanos de la República de España podrán ejercer libremente sus oficios y profesiones, poseer, comprar y vender al por mayor y menor toda especie de bienes y propiedades, muebles e inmuebles, extraer del país valores íntegramente, deponer de ellos en vida o muerte, y suceder en los mismos por testamento o abintestato, todo con arreglo a las leyes del país en los mismos términos y condiciones y adeudos que usen o usaren los de la nación más favorecida») y la rotundidad de la jurisprudencia que confirma su vigencia.

El Senado uruguayo ha reconocido expresamente la vigencia del tratado del año 1870 y su no derogación por el Tratado del año 1992, y la formulación expresa de que los derechos reconocidos deben ser respetados por las partes firmantes del Tratado de 1870, declaración que hasta el momento no ha sido correspondida por otra en igual sentido del Gobierno español, en especial en la época del Gobierno del Partido Popular, que ha negado sistemáticamente y de mala fe, el reconocimiento de los derechos de los ciudadanos uruguayos amparados en base al artículo 8 del Tratado de 1870.

Asimismo, el Presidente de Uruguay Dr. Tabaré Vázquez, en su discurso inicial de investidura, reclamó públicamente el cumplimiento de los acuerdos internacionales y expresó su preocupación por los ciudadanos de la diáspora y la necesidad de combatir las causas económicas que generan la emigración. En este sentido, la cooperación económica con Uruguay se torna más necesaria que nunca, en base a fomentar el desarrollo de los sectores productivos que permitan un asentamiento de su población y un freno a las migraciones, que afectan en la actualidad, debido a las políticas neoliberales de los Gobiernos anteriores, a un 15% de la población uruguaya.


Tampoco debemos olvidar los antecedentes históricos, sociales, culturales y económicos que han unido a ambas naciones, ni el hecho que Uruguay haya recibido durante decenas a ciudadanos españoles, en una buena proporción de procedencia gallega, con las máximas garantías, condiciones legales y sociales, sobre la base de la aplicación y reconocimiento del Tratado bilateral.

Igualmente es destacable la integración social y laboral de los ciudadanos uruguayos en territorio español, con un arraigo muy fuerte en diversos puntos de la geografía estatal, y es precisamente, teniendo en cuenta este arraigo social y laboral, que numerosos colectivos de ciudadanos uruguayos en el Estado vienen reclamando en los últimos años el reconocimiento de sus derechos y mantienen una lucha activa en base a una plena integración legal, social y económica.

En las actuales circunstancias políticas de Uruguay y pasado un año del cambio de Gobierno en España, es necesario reclamarle al Gobierno español que reconsidere la posición asumida por la antigua administración, con relación al Tratado de 1870 y que se comprometa a garantizar el respeto y el cumplimiento de la normativa internacional vigente, representada en este momento por los Tratados bilaterales de 1870 y de 1992 y, en su virtud, que reconozca a todos los ciudadanos uruguayos los derechos que de los mismos derivan, incluido el de residir y trabajar legalmente en territorio español.

Por todo ello, se presenta la siguiente

Proposición no de ley

El Congreso de los Diputados insta al Gobierno a respetar la legalidad internacional y a cumplir las resoluciones judiciales que confirman la validez y vigencia del Tratado hispano-uruguayo de Paz y Amistad de 1870 y, en su virtud, reconocer a los ciudadanos uruguayos el derecho a residir y a trabajar libremente en territorio español tal y como establece el artículo 8 del citado Tratado, sin imponerles la carga de recurrir judicialmente.


Palacio del Congreso de los Diputados Madrid, 19 de abril de 2005


Joan Herrera Torres Olaia Fernández Davila
Portavoz G.P. Izquierda Verde-IU-ICV Bloque Nacionalista Galego
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres